Fran Perea

Nací en Málaga el 20 de noviembre de 1978

Soy actor, músico y empresario, las pasiones a las que dedico mi vida. Me considero un profesional preparado, en continuo estado de aprendizaje y superación. Trato de ser proactivo y no esperar sólo a que lleguen las ofertas, sino que también invento los proyectos en los que quiero desarrollarme. Trato de ser una persona comprometida con mis principios e ideas, ejercer el liderazgo e involucrarme de lleno en los trabajos en los que participo.

Lo que más me gusta, además de mi trabajo, es estar con mi gente. Es en lo que empleo el tiempo libre junto con el consumo de cultura: literatura, música, teatro y cine...

Además de actuar, he incorporado a mi vida la actividad como empresario en el sector cultural. La aventura comenzó con la creación del sello discográfico Sinfonía en No Bemol para autoproducir mi último disco, Viejos Conocidos, lo que me permitió salvaguardar mi libertad creativa.

Doy un paso más en mi faceta empresarial gracias a la obra Feelgood, que co-produzco con Manuela Velasco, Ainhoa Santamaría, Javier Márquez y otros compañeros (gira y dos temporadas en Madrid 2013-2015). Con los mencionados hemos formado la Compañía Feelgood Teatro con la que ya está en marcha La Estupidez del autor argentino Rafael Spregelburd.

He ampliado en 2015 aún más esta faceta involucrándome en la recuperación de los Cines Luchana de Madrid y su reconversión en Teatros Luchana... Y es que apuesto por la cultura y por un teatro cercano en el que las compañías puedan trabajar con todas las garantías y el público pueda acceder a propuestas interesantes.

A continuación te cuento a qué he dedicado mi vida hasta ahora. Cuando terminé mis estudios y tuve mis primeras experiencia profesionales en Málaga, emigré a Madrid.

Tras mi particular periplo por publicidad, cortos, y castings, llegó un papel en un capítulo de El Comisario, mi pasaporte para un protagonista en Al salir de clase, donde interpreté a Hugo. Durante un año, compaginé la televisión con el teatro, fueron los tiempos de Amigos, con mi propia compañía, y Fashion, feeling, music, producida por BocaBoca y dirigida por Esteve Ferrer.

Los Serrano

Y en 2003 llegó Los Serrano, serie de Telecinco donde trabajé tres años. Marcos Serrano ha sido determinante en mi carrera musical: el éxito del Uno más uno son siete, número 1 de las listas de ventas de 2003, dio origen a mi primer disco, La chica de la habitación de al lado. Fui nominado a los Premios Amigo como Artista Revelación y recogí 4 discos de platino y 1 disco de oro. En 2005, saco mi segundo disco. Punto y aparte es el principio de mi actual carrera musical, ya que consigo encajar siete temas compuestos por mí en colaboración con mi banda.

En 2006, pasé al cine. Protagonizo, junto a Paco León, la primera película de Fernando Guillén Cuervo, Los Mánagers. También me convierto en El Garganta de la segunda película de Antonio Banderas, El camino de los ingleses, y participo en Las trece rosas, de Emilio Martínez Lázaro, que recibió cuatro goyas.

Hipólito en la Fedra de José Carlos Plaza con texto de Juan Mayorga significa mi regreso a las tablas en 2007, donde comparto escenario con Ana Belén, como Fedra, y con Alicia Hermida. Hipólito me valió la nominación a los Fotogramas de Plata.

Posteriormente, he colaborado en Hospital Central y he rodado cortos muy premiados, entre ellos los dirigidos por María Giráldez y Miguel Provencio: El Opositor (2009), Life vest under your seat. Volamos hacia Miami (2011) y Eladio y la puerta interdimensional (2013). De vuelta al teatro, fui el Don Juan de El burlador de Sevilla, del director Emilio Hernández (estreno en Nápoles y en el Festival de Teatro de Almagro); y de nuevo el Hipólito en el mismo montaje de Fedra (2009 y 2010).

Viejos conocidos

…Y en mi faceta musical, en abril de 2010 presentaba mi último disco Viejos conocidos, un trabajo cocinado a fuego lento y primer trabajo musical íntegramente mío, con la banda que me acompaña desde los inicios y bajo mi propio sello discográfico Sinfonía en Nobemol. Este álbum adquiría vida encima de un escenario en la Gira Viejos Conocidos 2012.

En 2010 también rodé De tu ventana a la mía, de Paula Ortiz, en la que comparto la historia de Maribel Verdú, con Roberto Álamo. Y participé con un cameo en Balada triste de trompeta, de Álex de la Iglesia, quien dirigió el videoclip de Carnaval, primer single de Viejos conocidos.

En televisión, he sido el Camilo de La viuda valenciana, junto a Aitana Sánchez-Gijón, Jorge Roelas, Luis Bermejo... En el reestreno del clásico de TVE Estudio 1, una nueva experiencia que el director Carlos Sedes puso fácil.

En la temporada 2010- 2011, participé en un montaje completamente distinto. Me metí en la piel de Chris Keller, en Todos eran mis hijos (Arthur Miller), bajo la dirección y adaptación de Claudio Tolcachir. El amigo Claudio está sorprendiendo a todos con su concepto de teatro. Como dicen muchos: bajo su dirección, los actores creamos una atmósfera que provoca al espectador la sensación de formar parte de lo que ocurre en el escenario.

En la obra, tuve la suerte de coincidir con Carlos Hipólito (mi padre), Gloria Muñoz (mi madre), Manuela Velasco, Jorge Bosch, Nicolás Vega, Ainhoa Santamaría, Alberto Castrillo-Ferrer y Amanda Recacha. Este grupo es el germen de mi actual vida teatral-empresarial… Pero sigamos en orden.

En 2012, pude volver a disfrutar de la magia del Teatro de Mérida interpretando a Orestes en la Electra de José Carlos Plaza, de nuevo con Ana Belén como protagonista. Ganamos el Premio Ceres del Público a la mejor obra del 58ª Festival de Teatro Clásico de Mérida.

La televisión, el teatro y la música han ocupado estos últimos años. Luna, el misterio de Calenda (2012-2013), una producción de Globomedia para Antena 3, supone mi regreso a la tele, y lo hice de nuevo con Belén Rueda. Y de 2013-2015 han sido los años de B&b (Telecinco y Globomedia) otra vez junto a Belén y Gonzalo de Castro, Dani Rovira, Macarena García...

También he tenido la suerte de meterme en la piel de Federico García Lorca en La Xirgú (TV movie para TV3, Canal Sur y TVG) y de Mauricio Canales en La sonata del silencio, serie homónima a la novela de Paloma Sánchez Garnica, para TVE.

Feelgood

En teatro, me convertí en productor gracias a la obra Feelgood. La buena experiencia de Todos eran mis hijos nos llevó a querer repetir como grupo humano y profesional y debutamos en las Naves del Español de Madrid el 3 de abril. Esta sátira política del británico Alistair Beaton me ha supuesto un antes y un después en mi forma de vivir el teatro: ahora soy consciente de toda la dimensión que supone un montaje y de lo importante que es hacer un teatro que haga pensar a la gente, además de entretenerla... 

Me gustó tanto la experiencia que ahora repito con La Estupidez, que estrenamos en las Naves del Teatro Español en Madrid y con la que estamos de gira... (al día en www.feelgoodteatro.com).

En cuanto a la música, habrá que esperar un poco más… Estoy trabajando en un nuevo disco pero aún no tengo fecha de publicación.

…Hasta el próximo cruce…